InicioLos ídolos“EL QUINCHO DE CHIQUITO”, 50 AÑOS (PARTE 2) Los Monzón, “la famiglia unita” como ‘Los Campanelli’

 

“EL QUINCHO DE CHIQUITO”, 50 AÑOS (PARTE 2)

Los Monzón, “la famiglia unita” como

‘Los Campanelli’

Relato de una noche emotiva y de un fin de semana religioso, gastronómico y deportivo inolvidable en Santa Fe

POR HERNÁN SANTOS NICOLInicolinihernanjulio2014NI

——————————-

www.cuadrilateroboxing.com.ar 

EDITOR: QUIQUE RODRÍGUEZ

PÁGINA WEB: “GANCHO Y CROSS”

https://rodriguezboxlaprensa.wordpress.com

Ya pasaron los festejos del “Quincho de Chiquito” y aflora mi terror por volver a   relatar unos pocos minutos del nocaut en el round 12 de Carlos Monzón frente a Nino Benvenuti, rememorando aquella histórica gesta del 7 de noviembre de 1970 en el Palazetto dello Sport romano frente a Nino Benvenuti.

Es que esta vez fue más complicado que cuando lo hice en la fiesta de la Uperbox, ya que, al final, había 600 personas en el comedor viendo y escuchando y 400 almas más afuera, siguiendo las acciones y el relato por una pantalla supe gigante…

Estaban todos los políticos, de todos los colores, como siempre: Antonio Bonfatti, que termina su mandato como gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschit, que entra, el intendente de Santa Fe, José Corral, por los socialistas; el senador Omar Perotti, quien fuera varias veces intendente de Rafaela del FPV, y cuanto diputado y senador nacional y provincial que anduviera dando vuelta por allí, se hizo presente.

Todos, como siempre, para la foto y, después, para comer el asado espectacular que hicieron los amigos actuales de Mary y anteriores de “Chiquito” Uleriche (fallecido hace cuatro años).MONZONSILVIACONCHIQUITOULERICHE

VOLVAMOS

Pero volvamos a mis temores… Un protocolo que duraba tres horas, fui el jueves a la noche, recién llegado a ensayar al “Quincho…”, todo O.K. en diez minutos. Ensayo general, el viernes a las diez de la mañana, cuando estuve probando micrófonos para reportaje de los periodistas de todos lados… menos de Buenos Aires, aunque Roberto Pettachhi y Télam, siempre están, con el informe y las fotos de quien esto escribe junto con Benjamín Gómez Monzón, hijo de Silvia y José “Pepón”, y nieto de Carlos Monzón, de solo 16 años.

Con una “cagonitis” (esta palabra la utilizaba a menudo Tito Lectoure cuando había un boxeador que le decía que estaba enfermo) relaté unos tres minutos largos. Tenía un nudo en las tripas, pero la voz, con y sin diafragma, me salió del alma. Es que, en el ánimo, y el aire, estaba frente al alma de Monzón y su gente.

MITAD RELATOR, MITAD HINCHA

Hay un tango que dice “ni el tiro del final te va a salir”, pero la contradije el grito del K.O. me salió con todo: con mi voz especial,   mezcla de relator deportivo e hincha de la “popu” del Luna Park.

Ese mítico estadio hoy, lamentablemente, carente de boxeo, donde vivimos noches memorables de “Escopeta”, como cuando le ganó dos veces a Jorge Fernández, primero el título argentino con aterrizaje en la lona sobre las cuerdas de Madero y la segunda, sin vuelo planeado, la del sudamericano, las dos, finalmente, por puntos.

CONOCÍ A OTRO MONZÓN

Conocí a Raúl Monzón, aquí distinguido como “el Rauli”, el más chico de los tres hijos de Carlos. Después de muchos años de estudiar en Córdoba, se graduó de pastor evangélico.nicolinisantosconmonzonhijochico

Fue emocionante observar a trescientos fieles muy humildes en un salón sumamente sencillo donde se respiraba paz, mucha paz. Impactante: ni una pizca de los versos   pastoriles que vemos y escuchamos todos los días.

Raúl tiene actitudes similares a los dos pastores argentinos más serios de estos momentos, que recorren el mundo: Carlos Anacondia y Claudio Freidzon.

Escuché su sermón junto con su mamá “Pelusa”, pensionada, que vive en el primer departamentito, muy pequeño, que compró Carlos cuando ganó el título mundial.

Por su lado, Abel, hermano de Silvia y Raúl, tiene perfil muy bajo y no fue a ninguno de los actos del quincho: tiene una nenita de tres años, y otra hija, de 24, de su primer matrimonio, y es proveedor de una veterinaria santafesina importante.

¡DALE A LA OVALADA!

Anteriormente, al mediodía, habíamos estado en las canchas del CRAI club de rugby, ateneo Inmaculada.


NICOLINSANTOSCONNIETODEMONZONPrimero, vi jugar muy bien, a Agustín, el más pequeño de los Gómez Monzón. Este pibe, que tiene ganas de ser boxeador, pero que los padres lo hicieron rugbier, se parece mucho al “Flaco”, especialmente cuando se ríe: mide 1,84 metro y juega en el Sub 14, es el más alto de todos, además, el capitán de su equipo. Un león en la cancha con gran aptitud y actitud.

Más tarde, jugó Bejamín, su hermano, en la categoría Sub 16, con su elenco enfrentando a Universitario. ante el aliento de ambas tribunas, en camaradería y juntas (¡igual que en el fútbol), faltaban 10 minutos y CRAI perdía 12-10.

Hasta que, en una jugada fulminante de contraataque, Benjamín -observado por reclutadores de “Los Pumitas”-, con tres o cuatro amagos, desparramó a varios rivales y se zambulló en el in goal debajo de los palos.

Delirio de padres, madres y abuelos del CRAI y el último grito de “Pepón”, el papá del héroe del día.

Vi el partido al lado de Frene Bay, papá de José, uno de los compañeros del hijo de “Pepón” y Silvia. Con típica generosidad provinciana, nos invitó a comer a nuestro grupo y a otros tantos en un hermoso restaurante de un barrio privado de la zona.

LOS DOMINGOS EN FAMILIA

El domingo, el almuerzo, típico, en casa de los Monzón: cocinamos spaghettis con tres salsas diferentes, queso parmiggiano, con base panceta. ¡No quedó ni el tuco! aderezos.

SAN JAVIER

monzoncarlosmonumentoCon la gente de Canal 13 fuimos hasta San Javier, pueblo de Monzón, donde lamentablemente el monumento de hierro no está erguido. Se encuentra desarmado en un galpón de su creador.

Rápidamente, a la costanera, a las islas donde se refugiaba Carlos cuando quería escapar de la fama y el tumulto. 20 minutos de filmación y, con “Pelusa”, “Pepón” y el resto, disparando para la casa de Silvia, quien sigue radicada en Miami esperando la llegada de su nieto.

SALIÓ TODO REDONDO

La tecnología le permitió ver, vía skype, a la familia a Julieta, la nieta de “Pelusa” y Carlos, y también al yerno.

Al final de la comilona, brindis con gaseosa y agua mineral para festejarNICOLINISANTOSCONPELUSAMONZONYPEPONGOMEZlos 16 años de  Benjamín.

Dije algunas palabras que me salieron del corazón: “Los Monzón, !la famiglia unita! “, como eran “Los Campanelli” de la televisión. ¡Salute y arrivederchi!


Comentarios

“EL QUINCHO DE CHIQUITO”, 50 AÑOS (PARTE 2) Los Monzón, “la famiglia unita” como ‘Los Campanelli’ — No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *